La aventura empezó el jueves 27 de octubre a las 19h30 en el Terminal Terrestre cuando nos subimos al bus de CIFA con un cerro de maletas llenas de emoción, misma emoción que a ratos se nos iba por el dolor de espalda de los “asientos cama” que tuvimos que aguantar hasta el medio día que llegamos a Piura, de ahí tomamos otro bus, esta vez uno de Cruz del Sur hasta las 07h00 del sábado 29 que llegamos a Lima finalmente.

Luego de pasar un divertido sábado en Lima, llegó el gran día, nos arreglamos temprano y al medío día salimos para Scencia, el Centro de Convenciones donde se presentaba The Kills. Llegamos tan temprano que aún estaban recogiendo sillas de un evento anterior, nos quedamos ahí de pie un rato viendo como poco a poco empezaron a armar el escenario de lo que sería una de las noches más geniales de este año.

Hablamos con uno de los del Staff a ver si sería posible tomarnos una foto y conseguir el autógrafo pero antes de que nos confirme el dato, los de seguridad nos pidieron que salgamos a hacer fila como todos 😦 Salimos, eran casi las 14h00 y comenzó la espera…

Con entrada en mano, a las 20h40 ya estabamos adentro esperando que empiece el show. Como dice mi viejo y conocido refrán: El que madruga encuentra puesto temprano u__u Efectivamente el ir temprano hizo que estemos no en primera fila, sino ¡al pie del escenario!…y salieron ese par, Alison Mosshart con su cabello entre fucsia y negro y Jamie con una suave sonrisa, saludaron al público y empezamos todos a movernos como locos con No Wow. Los tacos de Alison hacían que se resbale en el escenario, así que mientras cantaba, le empezó a poner cinta al piso, siguió Future Starts Slow, Heart is beating drum y con Cheap and Cheerful nos alocamos otra vez. Confieso que cuando tocaron DNA me quedé sin garganta, la coreamos completa…en si no dejé de corear todo el concierto. DNA, Satellite y Last Day of Magic seguidas fue demasiado para mi corazoncito. ❤

Filmadas humildemente con mi cybershot desde la primera primerísima fila, Pezuña Box XD

Black Balloon, con la gente y sus globos negros en mano y Last Goodbye, los momentos emotivos de la noche. El concierto terminó con Fried My Brains, lamentablemente sus canciones son tan cortas que todo se nos hizo tan rápido…¡pero intenso! Cuando Alison y Jamie se retiraron con los aplausos y gritos de emoción de todos nosotros, me ayudaron a subirme al escenario, con medio cuerpo arriba alcancé a arrancar del piso el setlist con el que Alison se guió todo el concierto, guardé bien esa hoja y salimos corriendo con dirección al Hotel Westin donde se hospedaba The Kills.

El hotel es tan aniñado que sentí que nos iban a cobrar hasta por pisar las alfombras…y asi fue. Debo reconocer que la atención es tan polite que desde el guardia nos abrió las puertas y entramos como si estuviesemos hospedados en la suite presidencial, nadie nos preguntó a donde ibamos ni nada, caminamos hacia el bar como si nada, nos sentamos y pedimos unos cuantos tragos… unos cuantos que dieron como resultado una cuenta de $200 (un par de Red Bull nos costaron $20) pero todo valió la pena ya que nos acercamos a Alison cuando entró al lobby del hotel, fui con Claudia y le dijimos: Alison nos puedes firmar esto? y ella: Oh si, seguro! (todo en inglés claro). Luego se acercaron los demás, con revistas y todo lo que sea firmable, le dijimos que viajamos 30 horas por bus para verla y ella nos sonrió y muy amablemente se tomó fotos y me firmó mi setlist. ❤

Pagamos la mega cuenta y salimos más que felices, a actualizar nuestros estados de facebook y fotos de perfil a esperar los comentarios. Luego de conocer a Placebo y Alison Mosshart…Jack White eres el siguiente.

Para ver las fotos del concierto, click aquí.